COMUNIDAD DE BILBAO ESPAÑA

FIESTA DE NUESTRA FUNDADORA, BEATA MARÍA DE JESÚS
200 AÑOS DE SU NACIMIENTO

El jueves, día 11 de octubre, celebramos la fiesta de nuestra Fundadora, Beata María de Jesús en comunidad. Compartieron la comida con nosotras el Párroco Jovaisa Herrán y otro sacerdote que celebra la Eucaristía con la comunidad parroquial dos días de la semana y algunos domingos.

Comenzamos el día con una oración comunitaria en la que nos unimos a todas las hermanas de la Congregación y dimos gracias por la vocación reparadora.

Por la tarde, tuvimos una celebración en la capilla de la parroquia con un grupo de mujeres que suelen venir a la celebración de la Eucaristía y de La Palabra.

Tuvimos la ocasión de comunicar la vida de nuestra Fundadora y la pequeña asamblea quedó gozosa y agradecida

El domingo, día 14

Celebramos la Eucaristía con la comunidad parroquial. Era “misa familiar”, con lo cual, la comunidad aumentó bastante y el coro de la Unidad Pastoral nos acompañó y animó la celebración. Las lamparitas encendidas durante la Eucaristía, hicieron presentes a todas las reparadoras del mundo en misión, muy especialmente a las hermanas y al pueblo de La Ensenada, “Casa Betania” en Perú, con las que hemos tenido la suerte de compartir en julio-agosto pasado, nuestra presencia y colaboración a favor de los más empobrecidos.

En la homilía, los niños, preparados por su catequista, fueron explicando al párroco la vida de la Fundadora y éste, después de decir las cualidades y valores de la Beata María de Jesús…valorando: su amor a Jesús, “SEÑOR, TÚ SOLO EN MI VIDA”, su amor a la Eucaristía y su interés de vivir y ser como María, invitó a los/as jóvenes a que se animaran a vivir la reparación. Ciertamente el texto del evangelio le ayudó para hacer una pastoral vocacional reparadora, clara, directa, bonita.

Los niños leyeron las preces pidiendo por las reparadoras de todo el mundo.

En las ofrendas, tres hermanas, una joven y dos monitores de los scauts fueron llevando, La Palabra de Dios, Las Constituciones, un cesto con frases de Nuestra Fundadora que después se repartieron entre los asistentes a la celebración, y una piedra con los tres pilares que sostienen el movimiento scaut.

Después de la comunión, una señora muy comprometida en la Unidad Pastoral, valoró, recordó y agradeció la presencia de las reparadoras en el barrio de San Adrián. Dio gracias por el don de la vocación reparadora y valoró a cada una de las hermanas que actualmente formamos la comunidad.

Por nuestra parte, dimos las gracias por la vocación, por la Congregación que nos posibilita vivirla. Dimos gracias a todos/as por su colaboración con nosotras para la extensión del Reino y por su acogida incondicional al Carisma Reparador.

Recogiendo la invitación de Jovaisa, nuestro párroco, a vivir la vocación reparadora, invitamos de nuevo a jóvenes y adultos a tener el valor de vivir hoy un carisma tan actual, y necesario en nuestro mundo. Atrevernos a colaborar con Jesús dar a conocer el Amor y la Ternura que Dios tiene a cada uno de sus hijos.

Juntos compartimos unas tortillas y un vino, celebrando la fiesta con gozo, con alegría y compromiso de vivir unidos y creando comunidad a lo largo del curso.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *