COMPARTIENDO LA VIDA DESDE VÍCAR

COMPARTIENDO LA VIDA DESDE VÍCAR

Toda la Comunidad participamos en los talleres que se ofrecen en casa, contamos con la participación aproximada de 30 mujeres que vienen con mucha disponibilidad para aprender el español, a coser a máquina y labores.

Estas actividades son a la vez una terapia para nosotras como comunidad ya que nos animan a estar preparándonos para acogerlas y ofrecerles algo que les ayude en su crecimiento. Cada hermana se implica y prepara lo mejor posible la actividad: costura, punto, labores y clases.

Además, cada mes se ofrece un espacio de formación para las mujeres con temas como: salud infantil y de la mujer, educación en el hogar, autoestima, proceso a seguir para la nacionalidad española…

Con ellas celebramos la vida y compartimos cada trimestre momentos de fiesta en los que podemos recrearnos y reír, es un espacio que disfrutamos mucho y fortalece la relación de cercanía.

En esta ocasión Guadalupe nos comparte su experiencia:

Con alegría quiero contarles un poco de mi experiencia de encuentro con las mujeres marroquíes. Tengo dos espacios para relacionarme con ellas: los talleres de alfabetización que se ofrecen en casa y la visita a un asentamiento llamado San Silvestre. Las reuniones son una oportunidad de encontrarme con una cultura diferente y poder acogerla, me siento invitada a abrirme, tener paciencia y saber escuchar.

Me siento retada a buscar maneras creativas de poder ayudar a que aprendan. Vamos creando un lenguaje nuevo a través de símbolos, gestos, más allá de las palabras.

Aprovecho las clases para motivarlas a valorarse como mujeres, les ofrezco pequeñas capsulas de autoestima con dinámicas muy sencillas, tengo un grupo que es muy abierto y receptivo para aprender, compartir sus saberes, etc.

Me siento agradecida y contenta de este acercamiento a las mujeres, con ellas puedo caminar e ir creciendo y aprendiendo de su vida sencilla.

SER UNA IGLESIA EN SALIDA, COMPARTIENDO EL VIAJE

Son espacios de formación coordinados por el Equipo de Cáritas Diocesanas del que soy parte. El objetivo es llevar una formación por todos los Arciprestazgos de la Diócesis con el tema de la Inmigración, partiendo de la propuesta que nos hace el Papa Francisco de “ser una Iglesia en salida” y hacer el camino de formación desde una sensibilización especial “Compartiendo el Viaje” con nuestros hermanos y hermanas. Dicho proceso tiene tres momentos: Origen, Tránsito y Destino.

En la Diócesis de Almería hay zonas donde la realidad de la inmigración es muy fuerte y hay asentamientos donde llegan muchos, especialmente en el Poniente y el Levante. La condición de vida en los asentamientos es muy dura: viven en chabolas sin servicios básicos, hacinamiento, sin documentos…

La reflexión nos lleva a mirar con ojos nuevos esta realidad dolorosa que viven tantas personas e iluminarla desde la Palabra de Dios que viene a inquietar e invitar al compromiso.

Vemos que en algunas parroquias hay sensibilidad ante el tema y en otras resistencias, pero sin duda Dios irá trabajando en cada persona y grupo parroquial para hacer acciones transformadoras, y sobre todo ante los desafíos que presenta la complejidad de la inmigración ir haciendo la acogida de manera más amable-hospitalaria y saber orientar a las personas que vamos encontrando en nuestro camino; así como ir creando redes de comunicación y denuncia.

Los comentarios están cerrados.