HUNGRIA

HUNGRIA

A final de febrero, las Hnas. M. Teresa Zatarain y M. Luisa Antolín, han ido a Hungría para visitar a nuestra hermana Piroska y también para poner al día la administración, revisar correspondencia… De vez en cuando es necesario ir para verificar que todo está en regla.

Esta vez llegamos cuando aún era de día, cosa que facilita para poder ordenar un poco la casita, hacer las camas…, ya Katalin había dejado algunas cosas de primera necesidad en el frigorífico, agracemos mucho sus detalles.

EL tiempo ha sido estupendo, casi todos los días hemos tenido un buen sol, un cielo azul, ya los campos verdeaban. Un paisaje maravilloso y el Danubio azul.

En la residencia de Piliscsaba, a una hora de camino en tren, esta nuestra hermana Piroska. Se pone muy contenta cuando nos ve llegar, los ojos se le ponen brillantes de alegría. Ella casi no puede hablar a causa de un ictus que la dejo paralizado el lado derecho, pero sus ojos y sus gestos de alegría hablan por sí solos. El primer día de nuestra visita era su cumpleaños (89). Le llevamos unos libros porque le gusta mucho leer y un rosario que le hizo muchísima ilusión. M. Teresa le puso al corriente de todos los acontecimientos de la Congregación, ella escuchaba con mucho interés y acogía con gratitud y alegría todo lo que se le comunicaba. Piroska nos comparte que ora por las vocaciones sacerdotales y religiosas y en estos momentos también por todas las hermanas participantes al capítulo. Está muy agradecida a la Congregación por todos los cuidados y atención hacia ella.

En la residencia de ancianas es muy querida y tanto las religiosas como las cuidadoras la tratan con mucho cariño.

Hemos tenido algún encuentro con el P. Péter Szeidel, párroco del templo de Örökimádás (adoración perpetua) y con las Hnas. de Las Bienaventuranzas a las que hemos cedido un pequeño apartamento al lado del que usamos nosotras. Están muy agradecidos por la ayuda prestada.En su habitación siempre está el Niño Jesús de Praga, al que le tiene mucha devoción. Según el tiempo litúrgico le cambia de vestido.

En Örökimádás hemos tenido la ocasión de participar en la Eucaristia, presidida por el cardenal Péter Erdő , Arzobispo de Budapest. AL terminar la celebración se acercó a nuestra casa a saludarnos y nos dio las gracias por nuestra misión realizada en Hungría.

Los comentarios están cerrados.