Contemplando a María, Virgen que escucha, que acoge la Palabra y la hace vida, meditando en su corazón los acontecimientos, es nuestro modelo de fe y unión con Cristo.

La gracia especial que necesitamos para vivir nuestra vocación nos viene de ella.